• Facebook
  • Instagram

La Corporación Cultural y Artística Dinastía Chocoana fue fundadora hace 2 años por Bismark Salas. En su corta trayectoria esta organización se ha dedicado a enseñar a niñas y niños entre los 6 y 12 años a bailar danzas tradicionales Chocoanas como: El Abozao, El Tamborito, La Jota, entre otras. Su objetivo es difundir, salvaguardar, inculcar los valores culturales a niños y niñas para conservar estas manifestaciones culturales. También tienen formación en bailes modernos como salsa, reggaetón, hip-hop, etc. y cuentan con una rama en la que enseñan poesía de autores chocoanos a las y los integrantes del proceso. A través de estas actividades desarrollan liderazgo, identidad, convivencia, trabajo en equipo y empoderamiento. En este proceso niñas y niños desarrollan su ser, su personalidad: “que sean felices y a gusto con lo que hacen y apasionan”, enfatiza Bismark. También, trabajan de manera mancomunada con los padres y madres de familia para brindar confianza, respaldo y apoyo emocional y familiar a los niños y niñas. Hasta el momento, el grupo ha participado en festivales en otros municipios, concursos, actividades de instituciones públicas y privadas.

La Corporación Artística y Cultural Danza Extrema es una corporación sin ánimo de lucro que tiene como finalidad, servir como elemento de transformación social e inclusión en jóvenes y adultos talentosos de muchos sectores marginados de la población de Quibdó, las cuales han sido abandonadas por los entes territoriales, por la violencia que viven estos sectores del municipio de Quibdó. Y es aquí donde esta corporación busca y desarrolla en ellos ese potencial que tienen todos y cada uno de ellos como bailarines y artistas. Para ellos contamos con un selecto grupo de maestros en el arte de la danza, en diferentes categorías como son la danza moderna, tradicional y afro.

“Chocó: nunca nos rendimos, nunca te abandono” es una apuesta en escénica que articula la danza y la poesía y que busca contar desde otro medio, una realidad que se vive desde tiempos pasados: el tema de las protestas pacíficas. Éstas que en algunos momentos nos ha tocado realizar para defender nuestras comunidades, nuestro territorio y nuestras vidas reclamando lo que nos han quitado y exigiendo lo que nos han negado. Este proyecto tiene 5 momentos a través de los que narramos esa historia de lucha y cómo a pesar de todos los percances que se viven a diario y todas las dificultades, nunca dejamos de estar ligados a nuestro territorio al que tanto le debemos. Siempre hay tiempo y espacio para volver a él y nunca se puede dejar o abandonar pues estamos ombligados a él por el resto de nuestras vidas. En esta apuesta artśtica proponemos reflexionar sobre la defensa, conservación, lucha y resistencia en este territorio, acompañado de música y exaltando el cuerpo danzante como mecanismo de acompañamiento de nuestras luchas y gestas a lo largo de la historia de la población chocoana. Además, la interpretación se apoya en los ritmos de cantantes y canciones chocoanas. Basamos esta puesta en escena en la frase “todo mundo quiere irse de aquí, pero ninguno lo ha logrado”. Entendemos esta afirmación como ese sentir o conexión de regresar al territorio o no abandonarlo sin importar que se debe luchar por todo y sobrevivir a las duras condiciones que se presentan en él.